Zona de No-Confort. 

Mientras estaba haciendo el recorrido de Barcelona – Tortosa – Alcañiz – Teruel, pasé por Gandesa dónde escribí sobre el cambio que empezó  a surgir Interiormente. El tramo hasta Gandesa fue realmente intenso e intrigante (pues ya llevaba unos 7 auto-stop aproximadamente y en la mente solo tenía la pregunta, ¿qué sería de mí, la aventura y la ilusoria necesidad de luchar por sobrevivir / subsistencia?
Viajaba y andaba muy entusiasmiado pese sentir ésas emociones anteriormente mencionadas. Los anteriores auto-stop realizados fueron fáciles y con una ligera espera.

Para llegar a Tortosa  desde Tarragona hice uso del tren (que me facilitó Caritas de Tarragona). Me sorprendió, ¡Un viaje gratis en tren! En Tortosa me acogió parte de una familia por parte de mi padre. En un inicio me quisieron hechar porqué ni me reconocían tras tanto tiempo sin podernos ver pero, la sangre familiar y su genética habló por sí sola; al final me reconocieron y me aceptaron por unos días.

 Estuve con la familia por 1semana, por miedo a las lluvias intensas que anunciaron en televisión (al final no pasó nada de nada). Allí me enseñaron la comida y costumbres, la ciudad y sus entornos como el Delta del Ebro. Desde las montañas de los molinos pude ver toda la explanada de Tortosa y el Delta del Ebro junto a su intenso viento. 

Tortosa es sin lugar a dudas Tierra de Vientos. Me sentí tan afortunado de recibir tan buen trato por todo lo recibido… Pero no podía estar quieto, mi alma pedía avanzar más. Continué hacia Gandesa.

En Gandesa me pude hospedar en un albergue cedido por el ayuntamiento del mismo pueblo (y facilitado gracias al contacto previo del ayuntamiento de Jesús, Tortosa). Estaba sin ruido, todo era silencio ensordecedor, a penas con luz de la calle. El frío quemaba la piel y el viento silbaba por dentro el recinto resonando.

 Entonces escribí la siguiente reflexión:

A más de 100km.

No se como debería empezar la historia a reflexionar. Antes todo era solo miedo; hoy veo una nueva Vida y Oportunidad.

¿Qué es lo que nos hace sentir tanto temor al tomar X decisión en nuestra Vida? 

¿Ese temor surge de las palabras agenas o surge solo de nosotros?

Entonces, ¿por que la gente sigue cruzando carreteras y sigue conduciendo pese saber el riesgo que conlleva?

Yo temía por no ser ayudado a lo largo de ese tramo… ¡Solo de salir me encontré todo lo contrario!

Pero había algo en mí, pese haber visto con los propios ojos que todo era simple ilusión de la mente, sentía ganas de llorar… Ese lugar oscuro y frío, la 1era experiencia y las futuras experiencias que me tendrían que llegar… 

Tomar y Dar, Fluir sin aferrarse. Empecé a con el Camino de Salir de la Jaula, ahora debo crear el Camino de aprender a Fluir. Pues nada dura para siempre, nada es estático (ni la falsa comodidad de toda sociedad y sistema de Gobierno).

Realmente no sabemos nada, seguimos sin saber nada; la mente mundana no lo permite, le interesa más verte distraído y dormido como los demás.

Escribiendo desde el albergue de Gandesa sólo en la soledad, pero acompañado por el frío, llorando sin poder  llorar, abrazando sin poder abrazar (a excepción de esa almohada usada por saber quién, jajajaja). Hasta ahora siempre he tenido compañía, ahora estoy sólo y sin nadie… Ahora no tengo a nadie ni nada, hoy no tengo nada de todo ello y, por esto, me siento bendecido con cada reír, llorar y temer. Necesitamos chocar contra ambas paredes opuestas hasta dejar en medio la pelota que siempre rebota.

Pasé la noche en ese lugar frío pero reconfortante para mi cuerpo por el colchón de la litera/s (en plural porqué todo el albergue era solo para mí), y al día siguiente proseguí hacia Alcañiz.

No hay nada mejor como cargar el peso de la mochila en vez de cargar el peso del miedo. 

Y tras un rato algo más prolongado por fin llegué a Alcañiz, un lugar pequeñito pero con una gran una cantidad de arte, cultura, patrimonio y arquitectura centenaria. Su entorno es una tierra a veces seca, en otras ocasiones boscosa y con pocos pueblos entre medio del trayecto.

Cuando entré a la Basílica y pude observar la Virgen del Pilar… Tube que hacerle la foto. De hecho y confesándolo, solo de entrar la estuve buscando ya… Jajaja.

(En la fotografía superior). Esculturas/figuras de la típica procesión de Alcañiz acompañadas normalmente a compás de tambores. Dentro de la Basílica  había muchísimas figuras que sufrieron un martirio, ver alrededor esas personas a quiénes torturaron hasta la muerte, hizo sentir en mí escalofríos y angustia; me atrapó mucho ese sentimiento.

¿Como las personas llegan a causar tanto daño y dolor? No hace falta ser un santo para ser mártir, muchos filósofos terminaron igual, y no eran santos sino más bien diferentes y por permanecer en esa diferencia.

Dicen que la filosofía es una asignatura inútil. ¡Vaya! Es inútil cuestionarse y pensar; es mejor hacer lo que impone una sociedad y con la cabeza baja ¿verdad?

Créeme, cuando digo que es mejor ser diferente. La Verdad, pues, no reside en lo habitual, rutina u obediencia. Reside en la libertad del Alma. 

Tras haber hecho una intensa visita del centro, me aconsejaron subir al castillo dónde desde allí podría obtener una visión panorámica del entorno desde el observatorio.

La sonrisa. Ese gesto facial tan especial que te hace sentir mejor y con más energía. ¡Hasts las piedras me sonreían!

Llegado el día siguiente me dispuse ir a Teruel. No quería relantizarme, ya que allí me estaba esperando Iga (otra chica viajera que conocí por una red social).

Por el camino, que hice con auto-stop, me dejaron en un pueblo (imagen superior) donde descansé la cabeza de tanto trote con un viento suave y frío. Allí pude hacerme la idea de como podría ser Teruel. Proseguí a pie unos cuantos kilómetros más adelante hasta ubicarme en la carretera correcta (aunque medio o totalmente vacía de coches). Allí un hombre paró el coche acudiendo a mi auto-stop. Éste al bajar con una gran energía y sonrisa me dijo a medida que se acercaba:-¿¡Que haces aquí en medio de la nada!? Voy a Teruel, ¿donde vas tú?
Este hombre estaba de ruta aunque por motivos laborables (esta vez recorriendo todo Aragón, de Zaragoza – Teruel y de Teruel a Zaragoza). Al mes llega a realizar unos 4000km aproximados.¡¡¡Ya os podéis imaginar!!! A lo largo del trayecto él me enseñó mucha parte de las tierras, sobre su composición que mayoritariamente es de carbón y de aquí su debido color oscurecido. Pero este carbón no se comercializa debida a la competencia contra Rusia y su calidad; la de Aragón es demasiada húmeda y con ello de baja calidad. A parte de enseñarme cultura me enseñó lo más importante, la sonrisa y la perseverancia por su vida vivida. La hora y pico de espera, ¡valió la pena! -Me gusta tratar a los demás como me gustaría ser tratado yo-, me dijo, -se que si ayudo me ayudarán-,  prosiguió.

Un día tuvo que ir a un pueblo medieval ubicado arriba del todo de una gran montaña. El hombre cuando llegó preguntó a una señora: -Por favor, ¿me podría decir donde esta el banco del pueblo?-, (pues hoy se dedica a pegar carteles). La señora levantó el brazo, extendió el dedo índice y señalando a la cima dijo: -¡Claro! Está allí en el centro. Pero solo se puede acceder a pié… El hombre tuvo que subir con todo el equipo hasta arriba andando y subiendo 1/1:30horas… Jajajajaja. Fuimos a desayunar un poco al lado de una fuente natural y proseguimos hasta llegar directamente a Teruel.

-¡Buena suerte caminante!- 

Me puse andar por las calles de Teruel bajo la atenta mirada de sus paisanos. El conjunto era bellísimo, sus edificios extraños para mi y sus calles estrechas eran un laberinto. Los edificios con origen árabe y medieval entre mezclado me transportaba en el tiempo. Mirando y mirando encontré el centro de Caritas dónde acudí a pedir hospedaje. Como me pidieron papeles y sellados de la policía, me puse a andar por sus calles, pude conocer el Ayuntamiento y la Catedral.

Tras conseguir todos los papeles entre de nuevo (a las 20h) para cenar. Aquí descubrí algo nuevo y típico de la zona, ¡sopa de ajo! Cocinado  a base ajo, huevo, patata, cebolla, aceite y sal (algo tan simple me hizo más feliz que el segundo plato, pechuga con patatas fritas).

Pasé la noche muy a gusto, vistas a la iglesia, sonido de campanadas y calentito.

Al día siguiente estuve paseando intensamente por las calles y su alrededor. Casas y calles, payeses y campos, hasta hallar así finalmente la zona donde poder acampar.

Al otro día, y tras pasar una noche a -5C junto la visita de un jabalí donde dormía en tienda de campaña, por fin el día de encontrarme con Iga, una chica también viajera con quien hablamos con anterioridad. Con ella pude comparto una que otra cerveza, risas, historias y aventuras, jubto a futuros y nuevos propósitos/proyectos de viaje y vida.

Ella me comentó sobre su vida actual de aquél momento preciso, de como veía la vida y de como quisiera ella avanzar en el mundo del viajar. ¿Lo más gracioso? Creyó que era ruso… De acuerdo, estudio ruso por mi cuenta pero eso… Jajaja, ya no… 

Este fue la experiencia que tube en este tramo y aquella que me impulsaría a continuar con más determinación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s